A la prensa española no le interesa Rusia

Las relaciones entre España y Rusia han dados pasos muy importantes estos días. No obstante, la prensa española apenas se ha hecho eco de la noticia y apenas mencionan la visita de la titular de Exteriores a éste pais. Lo poco que he podido leer han sido cuatro artículos que comentan de forma muy superficial sobre el Año dual 2011 y las declaraciones de Trinidad Jimenez en la capital rusa (además de la información a la que se puede acceder desde el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación).

En mi opinión, la organización del año dual es una buena oportunidad para acercar posiciones con Rusia, un pais al que apensa se le ha dado importancia desde España, como puede desvelarse de las transacciones comerciales y problemas de la diplomacia de ambos países. El programa de actos que conlleva este proyecto versaran de aspectos tan importantes como el económico o la tecnología además de la cultura y ciencia. Además, los SSMM reyes Juan Carlos y Sofía visitarán San Petersburgo y el presidente del Gobierno Zapatero viajará a Moscú, lo que supondrá por el lado ruso, la visita del presidente ruso Medvédev y su jefe de Gobierno (Putin) a España. Este intercambio de viajes oficiales de alto nivel suponen una nueva oportunidad para que ambos países limen asperezas después de los problemas en diplomacia que han tenido recientemente.

¿Por qué pienso que estos hechos son de más relevancia de la que se ha puesto en evidencia en los medios de comunicación? Hay que conocer las pocas relaciones de ambos países en el pasado para poner en relieve las posibilidades que ofrece los actos programados para este año en ambos países, de los que se espera mayor presencia de nuestro mercado en Rusia (sobre todo en el transporte). También hay que tener en cuenta tanto los problemas diplomáticos de hace unas semanas así como que Rusia no esté comprando deuda española (aún cuando las reservas en divisas rusas están formada principalmente por deuda de EEUU y Alemania) para entender las posibilidades de estos contactos oficiales. Cierto es, no obstante, que aunque parecía que Rusia pensaba comprar deuda española, el ministro de Finanzas afirma que no volverá a comprar deuda española, o al menos de momento. Fuentes oficiales española (en nota de prensa) han destacado las buenas relaciones de ambos países, los avances en política de defensa, seguridad internacional y compromisos económicos adquiridos.

Lo que si ha cubierto varios medios de comunicación sobre la visita de Trinidad Jimenez es la preocupación del jefe de la diplomacia ruso a su colega sobre el conflicto del Sahara Occidental. En este sentido, hay que tener en cuenta que Rusia pertenece al Grupo de Amigos del Sahara Occidental y está a favor de una solución que se lleve siempre teniendo en cuenta ambas partes (o sea, Marruecos y el Frente Polisario). Lo único que se ha desvelado de esta conversación en la prensa es que la ministra de Exteriores habló sobre las dificultades que existen en la actualidad debido a que las dos posiciones se mantienen muy alejadas. Según Jimenez, una mayor relevancia del Grupo de Amigos, ayudaría a una resolución ante dos frentes que parecen irreconciliables. Sobre este aspecto, el ministerio de Exteriores no se pronuncia en su nota de prensa sobre el encuentro.

Para más información, existe el monográfico que distribuye el MAEC sobre Rusia.


De la mano con China

No siempre que se analizan datos económicos sobre España encontramos con números rojos y malas noticias, sino que puede ocurrir todo lo contrario. Tal y como el vicepresidente primero de la CEOE Arturo Fernández, afirmaba hoy, la visita de una delegación desde China con el viceprimer ministro chino Li Keqiang es “una buena noticia económica”. Esto es así ya que la presencia de esta delegación se traduce en la firma de 16 acuerdos comerciales; 12 privados y 4 públicos. Acuerdos que suman 5.654 millones de euros tal y como confirma la delegación española compuesta por un centenar de empresarios. Eso si, hay que tener en cuenta que Repsol es la mayor benefactora, acaparando el 97% de ese valor.

Para analizar esta noticia, no necesito comentar la gran complejidad de la realidad que vive este país asiático en vías de desarrollo. He preferido buscar en la Oficina Económica y Comercial que forma parte de la Embajada de España en China para comprobar lo positivo de los acuerdos que se han llevado a cabo. Según esta Oficina, las relaciones económicas entre España y China han crecido exponencialmente, en cuanto a exportaciones e importaciones, hasta el año 2007. Este crecimiento ha supuesto que China sea el sexto socio comercial global para España (primero, fuera de la UE). No obstante, en 2008 vimos un estancamiento económico, cifra que empeoró en el 2009 dando resultados negativos. Durante el 2010, se ha visto un nuevo crecimiento pero muy lejos a los que existieron hasta el 2007. Según los datos de Oficina Comercial en Pekín, la cuota de mercado de España en China debe aumentar bastante para acercarse a la de otros países como Gran Bretaña que representa el doble o Francia, que es tres veces mayor. Los acuerdos que se han firmado hoy representa una buena noticia para la economía española ya que se traducen en un aumento de los lazos entre estos países que ya mantenían tras la creación de una Asociación Estratégica Integral en 2005.

Es alentador leer la cantidad de elogios que Li Kegiang ha repartido hoy para España, que la considera un líder mundial en varios sectores como el turismo, la informática o los servicios bancarios. Li también ha comentado la importancia de la Unión Europea para el país asiático y cómo siguen de cerca las reformas que se están llevando acabo aquí. Lo cierto es que la diplomacia española debe de estar contenta al escuchar que China está dispuesta a comprar unos 6,000 millones de euros en deuda pública española, según publicó el jueves el diario El País, que cita fuentes gubernamentales diciendo que el viceprimer ministro Li Keqiang habría hablado de esa cifra.