De la mano con China

No siempre que se analizan datos económicos sobre España encontramos con números rojos y malas noticias, sino que puede ocurrir todo lo contrario. Tal y como el vicepresidente primero de la CEOE Arturo Fernández, afirmaba hoy, la visita de una delegación desde China con el viceprimer ministro chino Li Keqiang es “una buena noticia económica”. Esto es así ya que la presencia de esta delegación se traduce en la firma de 16 acuerdos comerciales; 12 privados y 4 públicos. Acuerdos que suman 5.654 millones de euros tal y como confirma la delegación española compuesta por un centenar de empresarios. Eso si, hay que tener en cuenta que Repsol es la mayor benefactora, acaparando el 97% de ese valor.

Para analizar esta noticia, no necesito comentar la gran complejidad de la realidad que vive este país asiático en vías de desarrollo. He preferido buscar en la Oficina Económica y Comercial que forma parte de la Embajada de España en China para comprobar lo positivo de los acuerdos que se han llevado a cabo. Según esta Oficina, las relaciones económicas entre España y China han crecido exponencialmente, en cuanto a exportaciones e importaciones, hasta el año 2007. Este crecimiento ha supuesto que China sea el sexto socio comercial global para España (primero, fuera de la UE). No obstante, en 2008 vimos un estancamiento económico, cifra que empeoró en el 2009 dando resultados negativos. Durante el 2010, se ha visto un nuevo crecimiento pero muy lejos a los que existieron hasta el 2007. Según los datos de Oficina Comercial en Pekín, la cuota de mercado de España en China debe aumentar bastante para acercarse a la de otros países como Gran Bretaña que representa el doble o Francia, que es tres veces mayor. Los acuerdos que se han firmado hoy representa una buena noticia para la economía española ya que se traducen en un aumento de los lazos entre estos países que ya mantenían tras la creación de una Asociación Estratégica Integral en 2005.

Es alentador leer la cantidad de elogios que Li Kegiang ha repartido hoy para España, que la considera un líder mundial en varios sectores como el turismo, la informática o los servicios bancarios. Li también ha comentado la importancia de la Unión Europea para el país asiático y cómo siguen de cerca las reformas que se están llevando acabo aquí. Lo cierto es que la diplomacia española debe de estar contenta al escuchar que China está dispuesta a comprar unos 6,000 millones de euros en deuda pública española, según publicó el jueves el diario El País, que cita fuentes gubernamentales diciendo que el viceprimer ministro Li Keqiang habría hablado de esa cifra.

Anuncios